más vendrá pronto

El bienestar familiar ocurre cuando todos los miembros de la familia están seguros, sanos y tienen posibilidades de avanzar en la educación y la movilidad económica. Los servicios de apoyo, como el cuidado y la educación de la primera infancia, la vivienda y la asistencia alimentaria, y la atención de la salud física y mental, contribuyen positivamente al bienestar de las familias y sus hijos. Cuando las familias enfrentan desafíos que causan estrés, incluida la pobreza y la falta de vivienda, su salud y bienestar pueden verse afectados negativamente. Involucrar a las familias como participantes activos en la resolución de problemas y el establecimiento de metas puede ayudarles a identificar y usar sus propias fortalezas para abordar los desafíos que enfrentan. Cuando las familias están sanas, seguras y económicamente estables, la salud y el bienestar de sus hijos pueden prosperar.